Entrada de noviembre 26th, 2013

Amistad

martes, noviembre 26th, 2013

La amistad surgida del infortunio, tiene la virtud de permanecer anclada en el alma , pero guarda en los pliegues de la vida de cada cual, el estigma de la desgracia, lo que la convierte en un sentimiento cautivo de aquella obligación de admitir una convivencia cargada de soledades y limitaciones.

amistad

Si esa amistad se enquista en años tempranos, donde hay que caminar al filo de un abismo sediento de carne fresca, sin más báculo que la valentía y entereza de quien se ve amenazado y sin más guía que una intuición que aún se despereza del letargo de la infancia, adquiere grados de complicidad que difícilmente se consiguen en ambientes menos hostiles.
Cuando el devenir obliga a la separación y los amigos se dispersan por los distintos caminos,, a todos acompañará en su equipaje el sentimiento de haber superado una etapa difícil, en la que encontraron apoyo en aquellas almas gemelas que despertaron afectos fraternales imperecederos.

Por eso, nada de extraño tiene que pasados los tiempos, ya en el último tramo de la vida, cuando se encuentran de nuevo los amigos, examinen desde la distancia lo que significó para ellos compartir una juventud desgraciada y sientan la satisfacción en volver al abrazo leal, a la conversación fluida , con los pies hundidos en el lugar testigo de tantas experiencias, encontrando a pesar de las arrugas, las canas y las limitaciones propias de la edad, la energía del espíritu indomable que se curtió en aquéllas paredes y que le ha servido para superar las adversidades de la vida.
Pero lo que más reconforta el ánimo de todos, es asistir a una renovación de aquella alegría que , pese a todo, inundaba las aulas, los dormitorios, el comedor , los campos de deporte, la capilla, los jardines…porque no hay consuelo más grande ni ejemplo más vivo de fortaleza y felicidad que ver sonreír a un huérfano.
Salud a todos.